GARRAPATAS

¿QUÉ ES UNA GARRAPATA?

Las garrapatas son pequeños arácnidos que parasitan distintas especies animales, entre ellas los perros. Se alimentan de sangre de sus hospedadores, para lo que cuentan con un aparato bucal especial, con ganchos, que les permite perforar la piel del hospedador, adherirse fuertemente a ella y succionar la sangre.


Pueden medir desde unos pocos milímetros hasta más de 1 centímetro de largo, según la especie y su estado de desarrollo.

Garrapatas perro

¿DÓNDE HABITAN LAS GARRAPATAS?

El ciclo de vida de las garrapatas se completa entre el ambiente y uno o varios hospedadores, entre ellos, el perro. Durante los 4 estadios de maduración de su ciclo biológico (huevo, larva, ninfa y adulto), las larvas alternan su hábitat entre el animal que parasitan (adheridas a su piel para alimentarse de sangre) y su entorno. Las formas que están en el ambiente se esconden en hierbas, troncos y ramas, rocas, etc. y esperan el momento adecuado para subirse a un hospedador del cual volver a alimentarse.

Ciclo de vida garrapatas perro

¿CÓMO LLEGAN LAS GARRAPATAS A TU PERRO?

El contagio de un perro con garrapatas se produce cuando entra en contacto con un ambiente infestado por estos parásitos. Las garrapatas, que estaban escondidas entre las hierbas, rocas o arbustos, detectan la presencia de un hospedador y se suben a él cuando se les acerca.

La mayoría de las garrapatas pasan gran parte de su vida en el exterior, en zonas de césped, en suelos de madera o vegetación. Por esta razón se dice que los perros que disponen de jardín, salen al bosque o pasean por el parque están más expuestos a su acción.


Sin embargo, la garrapata más común que puede afectar a tu perro, Rhipicephalus sanguineus, ha adaptado su modo de vida al de su hospedador, siendo la única especie de garrapata que puede completar su ciclo vital en el interior de una casa. Con esta particular característica, la más común de las garrapatas de nuestra geografía es capaz de reproducirse, alimentarse y multiplicarse durante todos los meses del año a costa de nuestro perro.

¿QUÉ DAÑOS PUEDEN CAUSAR A TU PERRO?

Lesiones en la piel: el anclaje de la garrapata en la piel de su hospedador produce un punto de inflamación leve que no suele ser un problema. Si al tratar de extraer el parásito no lo hacemos de forma correcta es posible que el aparato bucal de la garrapata quede adherida a la piel y produzca quistes que pueden inflamarse e infectarse.


Anemia: cuando la infestación por garrapatas es intensa y prolongada, la gran cantidad de sangre ingerida por estas, puede provocar anemia en su hospedador.


Contagio de enfermedades graves: uno de los motivos más importantes por los que debemos evitar la picadura de las garrapatas, es la capacidad que tienen de transmitir diferentes enfermedades bacterianas o parasitarias que pueden ser graves e inclusos mortales para nuestros perros. Existen distintas enfermedades causadas por diferentes agentes:

Babesiosis o piroplasmosis: se trata de protozoos hemáticos que afectan los glóbulos rojos de los perros. Algunas veces su infección puede pasar desapercibida pero en la mayoría de ocasiones produce signos como fiebre, apatía, pérdida de apetito, anemia, dolor articular que pueden comprometer la vida del animal.

  • Bartonellosis: más de 8 especies de esta bacteria se han identificado como causantes de problemas en el corazón (endocarditis, miocarditis), hígado (hepatitis) o problemas respiratorios (rinitis).
  • Borreliosis o Enfermedad de Lyme: la infección por esta bacteria no provoca signos de enfermedad en los perros, sin embargo puede ser transmitida de éstos a las personas a través de la picadura de las garrapatas. En personas la infección por Borrelia o Enfermedad de Lyme puede ser grave.
  • Ehrlichiosis y Neoehrlichiosis: se trata de dos bacterias que se instalan en las células del sistema inmune de los perros como los linfocitos y los monocitos. Producen alteraciones celulares importantes que se muestran en forma de apatía, debilidad, fiebre, cojeras, problemas oculares, dificultad respiratoria, hemorragias e incluso problemas renales graves.
  • Anaplasmosis: esta bacteria afecta los glóbulos blancos y las plaquetas de los perros ocasionando problemas inespecíficos como fiebre, debilidad o falta de apetito. También puede provocar pequeñas hemorragias o un cuadro severo de anemia infecciosa.
  • Infección por Ricketsias: aunque a menudo esta infección pasa desapercibida puede llegar a causar lesiones graves en diferentes órganos.

Flavivirus: causantes de enfermedades víricas como la Encefalitis Mediterránea o la Infección del Virus del Nilo, enfermedades que pueden ser desde leves y asintomáticas hasta mortales

Efectos tóxicos: la saliva de algunas garrapatas contiene enzimas neurotóxicas que pueden provocar parálisis a sus hospedadores

¿CÓMO COMBATIRLAS?

Para evitar sus efectos dañinos es muy importante prevenir su picadura. Para ello, debemos utilizar productos repelentes adecuados que, además, puedan eliminar las garrapatas sin necesidad de que piquen.

Tratamiento garrapatas perro Advantix

En casos de infestaciones por garrapatas es importante conocer el origen. Si disponemos de zonas ajardinadas en casa debemos tratarlas con productos insecticidas adecuados, limpiar los restos de hojas, desherbar rincones y podar arbustos. Si paseamos nuestro perro por una zona verde, debemos asegurarnos que está libre de garrapatas cuando acabe el paseo.

¿SABÍAS QUÉ…?

Las hembras de garrapatas aumentan hasta 120 veces su peso después de ingerir sangre.


Cada garrapata hembra pone hasta 10.000 huevos durante su vida.


Existen más de 850 especies de garrapatas en el mundo, entre ellas, la más común entre nuestros perros es la llamada Rhipicephalus sanguineus.