Blog

Advantix®

09/05/2016 - Consejos mascoteros  

Agresividad canina

La agresividad es un problema que preocupa mucho a los dueños de perros. La mayoría de propietarios de canes tratan con afecto y cariño a sus animales y, aun así, algunos pueden mostrar conductas sorprendentemente agresivas que pueden entrañar peligro para ellos y para su entorno.

Aunque existen muchas razones por las que un perro puede tener una actitud agresiva, hoy os hablaremos de las más frecuentes.


1. Agresividad por miedo

¿Qué es?

Se da en aquellos animales que tienen miedo a algo o a alguien. Al enfrentarlos cara a cara con situaciones que no pueden controlar responden atacando defensivamente.

¿Cómo identificarla?

El perro muestra su lomo erizado, la cola alzada, el cuerpo hacia delante y la mirada buscando el objeto al que desafía. Suele producirse en momentos de competencia por recursos como la comida, el sofá o las caricias.

¿Cómo tratarla?

La exposición a la fuente de temor debe ser controlada, progresiva y tratando de premiar los momentos de calma. Debemos transmitir confianza a nuestro perro acercándole poco a poco al objeto o persona en cuestión. Nunca debemos presionarle ni reñirle porque no haremos más que agravar su terror.

2. Agresividad por dominancia

¿Qué es?

Es la que muestran los perros con un carácter fuerte que quieren “imponer” sus normas en un grupo de perros o de personas.

¿Cómo identificarla?

El perro muestra su lomo erizado, la cola alzada, el cuerpo hacia delante y la mirada buscando el objeto al que desafía. Suele producirse en momentos de competencia por recursos como la comida, el sofá o las caricias.

¿Cómo tratarla?

Hay que utilizar técnicas de modificación de conducta tan pronto como se detecta el problema. Consisten en establecer hábitos específicos en los que el perro no ocupe el lugar de los humanos (evitar dar comida en la mesa, no dejar que suba al sofá, etc.) y evitar situaciones conflictivas entre el perro dominante y los otros perros. En machos suele ser recomendable la castración ya que la testosterona suele tener efecto potenciador de esta conducta.

3. Agresividad por causas orgánicas

¿Qué es?

Se trata de agresiones puntuales en perros que habitualmente no habían mostrado conductas alteradas. Son la respuesta a problemas orgánicos como el dolor, el picor, algunos trastornos hormonales, problemas del sistema nervioso central, etc.

¿Cómo identificarla?

Se produce de forma rápida y frecuentemente inesperada, al tocar una zona dolorida, al producir un sonido molesto, etc.

¿Cómo tratarla?

Es imprescindible resolver el problema orgánico de base tras realizar un adecuado diagnóstico por parte de un veterinario.

Estos tipos de agresividad, junto con otros más que pueden presentar nuestros amigos caninos, deben ser resueltos cuanto antes. La ayuda de un veterinario etólogo suele ser fundamental en la mayoría de casos para realizar un buen diagnóstico y un buen plan de tratamiento médico o de modificación de conducta. Recuerda que los problemas de agresividad suelen “cronificarse”, así que, cuanto antes nos pongamos manos a la obra, mejor.

Si quieres estar actualizado en salud y novedades caninas, puedes seguirnos en FacebookTwitterYouTube e Instagram.

Tag:
   consejos   perro   Perros  
Quimioterapia canina

Anterior

17/05/2016

Quimioterapia canina

La eterna historia de amor con tu perro

Siguiente

03/05/2016

La eterna historia de amor con tu perro