Blog

Advantix®

03/08/2017 - Consejos mascoteros  

Ansiedad por separación tras vacaciones

La ansiedad por separación es un trastorno de la conducta que sufren algunos perros muy apegados a sus dueños cuando están sin ellos.

Normalmente se describe en animales que desde jóvenes han tenido una relación muy estrecha con sus propietarios y no tienen la capacidad de estar tranquilos y sentirse seguros sin ellos. El problema de comportamiento se presenta cada vez que el perro permanece en un lugar separado de sus dueños, cuando éstos se van a trabajar o salen un rato de casa, en forma de ataques de ansiedad o miedo.

También es posible que la ansiedad por separación se presente en perros adultos, que siempre se habían comportado de forma normal, tras un periodo en que hayan pasado muchas más horas de lo habitual con sus humanos.

Y, ¿cuál es la época del año en que cambiamos nuestro horario de forma más drástica? Justo en vacaciones.

Durante las semanas o meses de verano muchos miembros de la familia pasan muchas horas o todo el día en casa. Otros llevamos a nuestros perros con nosotros donde quiera que vayamos. Sea como sea, no nos separamos casi nunca de nuestros amigos peludos.

Aumentan los paseos, las caricias, las horas de juego, los premios, los ratos juntos de relax…

En este tiempo puede que este contacto haga más estrechos los lazos con nuestro perro y ello le lleva a ser un poco más dependiente de nosotros.

Es en estas situaciones donde se puede empezar a producir un “hiperapego” entre nuestra mascota y nosotros, que nuestro can pierda la confianza en sí mismo para estar solo porque siempre está acompañado y cuando acaben las vacaciones puede sufrir ansiedad por separación.

 

¿Cómo detectar este cambio de conducta?

Si ves que tu perro empieza a seguirte por todas partes, que no te quita el ojo de encima y que en cualquier momento que te pierde de vista se pone nervioso, enciende las alarmas.

 

¿Podemos evitarlo?

A la primera señal de alerta es importante que empieces a resolver el problema dando la vuelta a la situación. Deja de celebrar cada salto de alegría de tu perro, trata de ignorar sus peticiones de caricias y no le mires cada vez que busca tus ojos. Empieza a dejarlo solo de vez en cuando y de forma progresiva y cuando vuelvas a casa no le prestes atención hasta que esté tranquilo y callado.

Verás cómo, poco a poco, se va habituando a estar sin ti y no sufre por quedarse solo.

Así, la vuelta de las vacaciones no va a ser un trauma para él.

Tos de las perreras, una enfermedad también del verano

Anterior

14/08/2017

Tos de las perreras, una enfermedad también del verano

La importancia de pasar tus vacaciones donde admitan perros

Siguiente

25/07/2017

La importancia de pasar tus vacaciones donde admitan perros