Blog

Advantix®

12/05/2017 - Salud canina  

El veterinario, una vez al año

Adoptar un perro conlleva muchas responsabilidades, una de ellas la visita periódica al veterinario. Muchas veces no podemos detectar a simple vista que nuestro perro está enfermo, opor ejemplo, que tiene parásitos intestinales. Caemos en el error de pensar que si no vemos los parásitos no están allí, y que si no detectamos ningún síntoma visible no está enfermo, y esto puede no ser así.

 

¿Cada cuánto hay que visitar al veterinario?

El veterinario es el especialista de la salud de tu perro y quién va a controlar que todo vaya bien. Así que siempre que tengas una duda debes acudir a él. Todos los perros tienen que ir al veterinario, cachorros y adultos, aunque la edad es la que determinará la frecuencia. Por ejemplo, los cachorros deberán ir tantas veces como sea necesario para completar su cartilla de vacunaciones. En cambio, en el caso de los adultos bastará con controles una o dos veces al año, y los más viejecitos tendrán que acudir más regularmente dependiendo de su estado de salud.

Además, es importante que los perros se desparasiten regularmente ya que algunos de los parásitos internos pueden transmitirse a los humanos. Por eso, mínimo cada 3 meses, tenemos que tratarlos para prevenir estos parásitos. Podéis aprovechar para acudir al veterinario a realizar una desparasitación y de paso, nunca está de más, un buen chequeo. Es muy importante.

 

¿Qué es la medicina preventiva?

Básicamente visitar al veterinario con frecuencia es medicina preventiva. Evitar que enferme y controlar su salud con el objetivo de detectar precozmente enfermedades. El veterinario es el médico de nuestro perro, alguien en el que confías y que te guiará en todo lo relacionado con la salud, desarrollo y crecimiento de tu perro. Además, procurará que nuestro perro tenga una experiencia positiva en la visita y también nos enseñará a detectar síntomas de posibles enfermedades.

 

¿Qué señales nos ayudarán a detectar posibles enfermedades?

Aullidos constantes, aumento de apetito, cambios de conducta, aumento o disminución del apetito, diarreas, vómitos, etc. Cuando detectemos cambios de conducta o anomalías físicas debemos acudir rápidamente al veterinario, porque pueden ser síntomas de alguna enfermedad.

Tag:
   tratamiento   veterinario   prevención  
¡Atención! ¡Orugas de procesionaria!

Anterior

22/05/2017

¡Atención! ¡Orugas de procesionaria!

Sarna demodécica en perros

Siguiente

03/05/2017

Sarna demodécica en perros