Blog

Advantix®

10/11/2015 - Salud canina   Perrotendencias  

Esterilización en perros machos: Mitos y realidades

La salud de nuestro perro debe ser siempre una prioridad y pensar en su bienestar, uno de nuestros principales deberes. Por ello es importante que conversemos con el veterinario acerca de la esterilización o castración, ya que existen muchos mitos que rodean el tema, así como diferentes visiones acerca de las repercusiones que estos procedimientos pueden tener en la salud y comportamiento de los perros.Esterilización en perros machos: Mitos y realidades

¿Esterilizar o castrar?



La castración y la esterilización tienen en común que son intervenciones quirúrgicas, sin embargo, existen marcadas diferencias entre aambas.
<
<La castración implica la extirpación de las glándulas sexuales (testículos, en los machos y ovarios, en las hembras), eliminándose por completo la actividad sexual y dejando al cánido estéril. En cambio, con la esterilización, se busca evitar que el animal sea fértil, conservando sus testículos (u ovarios en caso de las hembras) y por ende, su conducta sexual.

Cuando se trata de perros machos, existen dos métodos quirúrgicos: la orquiectomía (extirpación de los testículos -castración-) y la vasectomía (se extirpa parte del conducto a través del que se transportan los espermatozoides, dejando intacto el resto del aparato reproductor).

¿La esterilización o castración es importante solo en las hembras?

Ambos procedimientos son recomendados tanto en machos como en hembras. Una de las principales creencias es que la esterilización es importante solamente para impedir el celo en las hembras, evitando con esto que queden embarazadas. No obstante, la esterilización les aporta beneficios para la salud a mediano y largo plazo, ya que con estas operaciones es posible evitar tumores, enfermedades posteriores al parto, embarazos psicológicos, entre otros padecimientos.

Cuando se trata de perros machos, la esterilización por sí sola (vasectomía) tiene un beneficio que se limita a la imposibilidad de que éste monte a las hembras y pueda producirse el embarazo. Resulta una alternativa responsable para evitar la reproducción descontrolada, el abandono y la superpoblación. Por su parte, la castración cuenta con más beneficios que inciden en la salud y las modificaciones en el comportamiento.

¿Es beneficioso castrar a un perro?

Los estudios señalan que los perros esterilizados o castrados viven más. Si de prevenir enfermedades se trata, hay que considerar que la castración en machos podría evitar el desarrollo de patologías en la próstata, como la hipertrofia o hiperplasia prostática benigna (HPB), que se relaciona con un agrandamiento de esta glándula y la posterior opresión de la uretra, lo que además puede desencadenar en problemas urinarios o de la vesícula.

Tumores testiculares, inflamación, quistes o tumores en la zona perineal, y enfermedades infecciosas o de transmisión sexual -como la brucelosis o el tumor venéreo transmisible- también se cuentan entre los posibles padecimientos que se pueden evitar gracias a la castración.

Por otra parte, problemas de conducta tales como el marcaje territorial excesivo, estrés, nerviosismo, agresividad o peleas, que tienden a exacerbarse durante el celo, se ven disminuidos o erradicados con este procedimiento, en virtud de que un macho sin la atracción sexual hacia la hembra, no desarrolla este tipo de conductas.

Desmontando mitos



Son muchas las teorías acerca de los pros y contras de las cirugías de esta naturaleza y entre las falsas creencias encontramos:

Cambia la personalidad del can. Es falso que tu perro al salir de la convalecencia pierda el ánimo, la energía o que cambie su personalidad.

Aumento de peso. Aunque es una posible consecuencia de los cambios hormonales producto de la castración, no es cierto que aumentará de peso sin control, puesto que una modificación en la dieta y el incremento de la actividad física resultan efectivos para mantener estable la báscula.

Es muy arriesgado. No existen riesgos mayores para la salud asociados con este tipo de intervenciones. Incluso, la recuperación tiene una duración en la mayoría de los casos, de una semana para las hembras y tan solo tres días para los machos. Los cuidados posteriores tampoco representan un inconveniente mayor, salvo que el médico veterinario dictamine lo contrario.

No olvides que la única persona capacitada para recomendar la realización de alguna de estas intervenciones a tu perro es el veterinario quien, además, será capaz de argumentar los beneficios de cada una en función de las necesidades de tu amigo de cuatro patas.

Y recuerda: ¡síguenos en Facebook y Twitter e Instagram si quieres estar al corriente de las últimas noticias relacionadas con tu mascota!

Mi perro tiene leishmaniosis. ¿Qué le va a pasar?

Anterior

23/11/2015

Mi perro tiene leishmaniosis. ¿Qué le va a pasar?

Si mi perro se pierde, ¿qué debo hacer?

Siguiente

26/10/2015

Si mi perro se pierde, ¿qué debo hacer?