Blog

Advantix®

02/07/2015 - Historias de perros   Sin categoría  

La historia de Tossa, la perrita abandonada que sufre leishmaniosis, acaba en final feliz

¿Os acordáis de Tossa, la perrita que recogimos enferma de leishmaniosis?

En la entrada anterior os explicamos que la recogimos de la calle en muy malas condiciones y temíamos seriamente por su vida, ya que sufría leishmaniosis en un estado muy avanzado. Sin embargo, viendo sus ganas de vivir, empezamos el tratamiento frente a la enfermedad juntando todas nuestras energías y esfuerzos en recuperar su salud.

Os resumiremos aquí el tratamiento que le administramos, solamente para que os sirva de idea de todo lo que podemos hacer ante un caso de leishmaniosis:

-  Inyecciones y un tratamiento oral cada 12 horas.

-  Medicación frente a Ehrlichia sp, una infección que frecuentemente se asocia a leishmaniosis.

-  Alimentación a base de un pienso de gama alta, rico formulado con alimentos de elevado valor nutricional y fácilmente digestible.

-  Suplementos de ácidos grasos omega 3 y 6.

-  Baños semanales con champú tratante.

-  Sesiones de fisioterapia “casera” para tonificar sus músculos atrofiados.

-  Y cariño, mucho, mucho cariño.

Durante estas semanas, Tossa fue poco a poco ganando fuerza, las heridas de su piel cicatrizaron, su pelo estaba cada vez más fuerte y brillante, sus ojos recuperaron su brillo y cada día caminaba unos metros más.

Al cabo de 50 días aproximadamente, Tossa ya se animaba a pasear con nuestra manada y caminaba con agilidad los 3 kilómetros del paseo matutino, que pasó a formar parte de sus rutinas preferidas.

En pocos días ya pudimos llevarla con nosotros de excursión y encabezaba nuestra manada de 6 perros, siempre atenta a nosotros.

Además, sus controles analíticos habían mejorado mucho, rozando la normalidad.

Y entonces llegó el momento que yo tanto temía. Tenía que buscarle una familia a Tossa y separarme de ella.

En busca de un nuevo hogar

La decisión de no quedarnos con esta magnífica perrita fue tomada el mismo día que la recogimos. Con 5 perros y 3 gatos formamos ya una “manada” bastante numerosa, y somos conscientes que si nos quedamos con todos los animales que encontramos no vamos a poder atenderlos bien a todos. Así que asumimos nuestro papel de casa de acogida temporal y buscamos un hogar para ella.

No fue difícil encontrar una familia adecuada: Mireia, Marco y su mastina “Das” la acogieron en su casa como una más de la familia. Aunque al principio le costó adaptarse a su nuevo hogar porque sus miedos la hacían desconfiar de su nueva familia, en unos días se dio cuenta de que con ellos iba a ser súper feliz y no debía temer más por su abandono.

Úrsula Vilamajó

Veterinaria

Tag:
   Perros   saludcanina   Leishmaniosis   adopción  
Atención al gusano del corazón: el verano es la época más peligrosa

Anterior

13/07/2015

Atención al gusano del corazón: el verano es la época más peligrosa

Tips para sobrevivir a las fiestas de San Juan

Siguiente

15/06/2015

Tips para sobrevivir a las fiestas de San Juan