Blog

Advantix®

16/01/2017 - Consejos mascoteros  

Mi cachorro tiene miedo, ¿Cómo le puedo ayudar?

El miedo es una sensación de angustia y sentimiento de desconfianza, una emoción universal que sentimos tanto seres humanos como animales. Es normal que frente a ciertas circunstancias suframos miedo, el problema existe cuando esta emoción no es puntual y convive con nosotros todo el rato. Un cachorro con miedo no puede ser un cachorro feliz porque vive con una ansiedad continua.

En algunos casos el miedo viene dado por predisposición genética. También puede darse que el cachorro sufra miedo por una mala socialización durante los primeros meses de vida. O por un trauma que haya sufrido en su escueto pasado. Puede que al adoptar el cachorro no sepamos cuál es el origen de este miedo, o incluso que no sepamos distinguir entre el miedo o timidez. Simplemente en ocasiones se trata de inseguridad, ¿cómo podemos ayudarle a recuperarla?

Cuanto antes empecemos a educar a nuestro cachorro mejor, porque cuanto más mayor más difícil será quitarle sus miedos. Lo primero para que adquiera confianza, y en general para educar a un cachorro, es marcar los límites de lo que puede y no puede hacer, por ejemplo, a qué sitios puede acceder y a qué sitios no puede ir o subir. Cuando estemos educando a un cachorro tenemos que convertirnos en su líder para que nos respete como máxima autoridad. Y es importante premiarle con recompensas cuando haga las cosas bien. Y cuando se equivoque nunca emplearemos la violencia ni seremos agresivos, con un NO contundente el perro entenderá que aquello no es lo correcto. Con castigos y amenazas jamás conseguiremos crear un vínculo de confianza.

Para que el miedo y los temblores cesen, tienen un papel importante las caricias. Siéntate a su lado mostrándole tranquilidad. Si tu cachorro sufre ansiedad por separación es muy importante no dejarlo mucho tiempo solo, sino acostumbrarlo progresivamente a quedarse solo. Lo mejor es imponerle una rutina desde el principio para que él pueda prever cuál va a ser el siguiente paso, es decir, que sepa que cuando llegas a casa le llenarás el comedero y que después bajaréis juntos al parque. Y sobre todo ¡haced ejercicio! El miedo es una fuente de estrés y no hay mejor manera para deshacerse del estrés que practicando ejercicio y jugando. Aprovechar los paseos para correr y jugar, eso sí, nunca le persigas tú a él, porque puedes generarle ansiedad, sino que siempre es mejor que él te persiga a ti. ¡Y a quemar frustraciones! Y no solo es bueno practicar ejercicio sino que también es perfecto ejercitarle mentalmente. Prepárale juegos donde tenga que tomar decisiones y se estimule mentalmente.

Otro pilar fundamental para resolver los miedos es la socialización. Cuando os encontréis en la calle o en el parque, deja que tu perro juegue con otros perros, con niños y deja que otras personas lo acaricien. Pídeles a las personas que se acerquen que no le acaricien la cabeza o el lomo, porque podría sentirse amenazado. Unas cuantas caricias en el cuello o en el pecho serán suficientes para empezar a recuperar la confianza. Enfrentando al perro a sus miedos, pero de manera positiva, hará que poco a poco vaya acostumbrándose y normalizando ruidos y cosas que antes le causaban miedo.

Y, por último, y no por esto menos importante, hay que tener mucha calma. Deshacerse de los miedos no es una tarea fácil, ni de un día para otro. Así que tendremos que tener mucha paciencia y ofrecer muchísimo cariño a nuestra mascota. No hay que tener prisa ni sobreestimular al perro. Puede que un día esté muy receptivo y le guste mucho dejarse acariciar, pero puede que otro día no esté tan motivado a bajar al parque. Pues bien, tendremos que respetar a nuestro perro en este proceso de construcción de la confianza y ser muy empáticos con él.

Tag:
   Cachorros   Salud   Perros   perros con miedo  
¿Por qué mi perro lo muerde todo? ¿Cómo evitarlo?

Anterior

02/02/2017

¿Por qué mi perro lo muerde todo? ¿Cómo evitarlo?

Sesión de belleza. ¿Es suficiente un champú antiparasitario?

Siguiente

03/01/2017

Sesión de belleza. ¿Es suficiente un champú antiparasitario?