Blog

Advantix®

29/12/2014 - Historias de perros  

Nina y su lucha contra la leishmaniosis

Hoy queremos presentaros una historia muy especial sobre una perrita que fue rescatada en una carretera. Se trata de Nina, pero dejemos que la historia nos la cuente Marc Bagaria,  quien la salvó de las calles y la está ayudando a recuperarse:

“Nina deambulaba sola hacía días por el vecindario cuando nos cruzamos con sus ojos tristes. Parecía asustada, pero el hambre pudo más que su miedo y se acercó cuando le ofrecimos comida.

Rápidamente notamos que Nina estaba enferma, algo grave le pasaba, pues estaba extremadamente delgada, tenía la piel irritada y llena de heridas, además le faltaba el pelo en muchas zonas del cuerpo, sus extremidades estaban débiles y tenía los ojos apagados.

La llevamos a casa, le dimos agua, comida y un baño calentito que hizo que su aspecto cambiara radicalmente. Estaba más animada, tenía mejor aspecto y parecía muy agradecida, pero le faltaba mucho camino por recorrer.

La llevamos al centro veterinario y le hicimos algunas pruebas para saber cómo era el estado real de su organismo: raspados de piel, análisis de sangre y control de parásitos internos y externos.

Además de ir cargada de pulgas, garrapatas y gusanos intestinales, las pruebas demostraron algo que ya sospechábamos: Nina estaba enferma de leishmaniosis… Aunque los análisis indicaban que el riñón de esta perrita estaba afectado y que la infección estaba muy avanzada, nos pusimos manos a la obra para intentar curarla.

El tratamiento de Nina consistió, en primer lugar, en eliminar los indeseables parásitos: pulgas y garrapatas desaparecieron con la aplicación de una pipeta Advantix en su piel, y los gusanos intestinales murieron tras administrarle el antiparasitario interno de Bayer. Así que, ¡primer problema resuelto!

Lo siguiente fue empezar con el tratamiento contra la leishmaniosis. Aplicamos una medicación inyectada y unos comprimidos que deben administrarse dos veces al día durante más de un mes.

También hemos empezado a alimentar a Nina con un pienso especial que facilita la absorción de nutrientes, y le administramos también un protector renal para que sus riñones trabajen con más facilidad. Además, cuidamos sus heridas para que no se infecten y poco a poco vayan cicatrizando.

A los 15 días de haber comenzado el tratamiento, ¡Nina está respondiendo muy bien! Su piel tiene mejor aspecto, las heridas van cerrando, sus ojos están más brillantes y está ganando peso día a día. En un par de semanas tenemos revisión con nuestra veterinaria, que le repetirá los análisis de sangre, y valoraremos cómo está evolucionando la enfermedad. ¡Os seguiremos contando!”

¡No os perdáis la próxima entrega de la historia de Nina, os seguiremos contando cómo, con cariño y cuidados adecuados, va evolucionando de sus problemas de salud!

¡Y no olvidéis que estamos también en FacebookTwitterInstagram si queréis estar al corriente de las últimas noticias relacionadas con vuestros peludos!

Fisioterapia casera en perros de edad avanzada

Anterior

12/01/2015

Fisioterapia casera en perros de edad avanzada

Brindar un hogar a un peludo abandonado

Siguiente

22/12/2014

Brindar un hogar a un peludo abandonado