Blog

Advantix®

09/03/2016 - Consejos mascoteros  

Pensando en ampliar la familia canina

Si ya tienes perro y estás pensando en conseguirle un compañero, te recomendamos leer nuestras recomendaciones para que la ilusión no se convierta en un disgusto.

A FAVOR

  • No necesitarás más tiempo
    Los paseos, las comidas, las caricias, etc. serán a dos manos, pero en el mismo momento. No cambiará la frecuencia solamente la intensidad.
  • Se harán compañía cuando no estés en casa
    Si eres de los que pasa mucho tiempo fuera de casa, probablemente es una buena idea adquirir un compañero para tu perro. Si se lleva bien con él, cosa que deberás trabajar primero, nunca se sentirá solo ni aburrido.
  • Un aliado en el aprendizaje
    Si tu perro es adulto o mayor y está bien enseñado, te ayudará en la educación de un cachorro, ya que el pequeño copiará los hábitos del mayor y le enseñará buenos modales.
  • Te necesitarán un poco menos
    Los juegos entre perros pueden ser agotadores, por lo que un perro que tenga un amigo de su especie requerirá menos tus atenciones para divertirse.
  • No necesitarás doble espacio
    Donde duerme uno siempre duermen dos. Si no eliges perros de gran tamaño, no cambiarán mucho las necesidades de espacio en casa.
  • Tendrás doble dosis de cariño
    Si un perro da alegría y cariño, ¡imagínate dos!

EN CONTRA

  • Doble gasto
    Doble comida, doble gasto veterinario, doble cantidad de accesorios, doble precio en la residencia o el hotel.
  • Más espacio en el coche
    Aquí sí que el espacio es importante, sobre todo si los llevas en un trasportín. Asegúrate que podrán viajar cómodamente y con seguridad.
  • Conductas copiadas
    No caigas en el error de pensar que un compañero canino resolverá los problemas de miedo, falta de socialización o ansiedad por separación del tuyo. Habitualmente si uno tiene problemas de conducta puede que el segundo se “contagie” por imitación.
  • Efecto manada
    Cuando se tiene más de un perro, ellos suelen actuar como un “clan” cuando se relacionan con su ambiente. Si uno ladra, ladran los demás; si uno ataca, atacan todos. Ten cuidado con las relaciones entre tus perros y los de fuera de la “manada”.
  • Más de dos es multitud
    A partir de dos perros las cosas se complican: el paseo se hace más complicado, es más difícil buscar un amigo canguro que los cuide cuando te vas sin ellos, te faltarán manos para dar caricias, y en los alojamientos turísticos puede que te cueste ser admitido.
¿Te has decidido y vas a ampliar tu familia canina? Cuéntanoslo en un comentario. Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter, YouTube e Instagram si quieres estar al corriente de las últimas novedades relacionadas con actualidad canina.
Tag:
   consejos   Perros   Mascotas  
Crecer junto a un perro: una lección de amor y responsabilidad para los niños

Anterior

21/03/2016

Crecer junto a un perro: una lección de amor y responsabilidad para los niños

El reto diagnóstico de la leishmaniosis

Siguiente

09/03/2016

El reto diagnóstico de la leishmaniosis