Blog

Advantix®

27/06/2019 - Stop parásitos   Salud canina  

¿Qué le puede provocar la picadura de una garrapata a mi perro?

La picadura de una garrapata puede transmitir graves enfermedades y comprometer seriamente la salud de tu mascota e, incluso, la de tu familia. Una vez que la garrapata se adhiere a la piel del perro, los signos clínicos que provoca pueden no ser tan evidentes, porque el pelo dificulta observar las reacciones cutáneas que causa. 

Estas alteraciones de la piel pueden ser irritación, enrojecimiento e inflamación. Una vez que la garrapata se desprende, deja una costra, inflamación, endurecimiento y alopecia en el sitio de la picadura. Muchas veces, si al intentar extraer la garrapata se hace incorrectamente, queda el aparato bucal enganchado a la piel del perro, lo que puede producir infecciones y abscesos

Pero la consecuencia más importante de una picadura es que estos artrópodos, a través de su saliva, pueden transmitir agentes patógenos causantes de una variedad enfermedades.    

 

Enfermedades transmitidas por garrapatas

Si la infestación por garrapatas pasa desapercibida y el perro ha sido contagiado por algún patógeno, el diagnóstico puede ser complicado, debido a que los signos clínicos suelen ser inespecíficos en este tipo de enfermedades, entre las que están: 

  • Borreliosis (enfermedad de Lyme): causada por la bacteria Borrelia burdogferi, esta enfermedad cursa con pérdida del apetito, depresión, fiebre, cojera, artritis, inflamación de los ganglios y alteraciones en los riñones. Si la enfermedad es grave, pueden presentarse complicaciones del sistema nervioso central y convulsiones, así como inflamación del músculo del corazón.  

  • Babesiosis: está causada por diferentes especies de un parásito denominado Babesia, que se aloja en la sangre. Los signos clínicos son: fiebre alta, aletargamiento, falta de apetito, vómitos, anemia u orina de color rojizo. Si la enfermedad no se trata a tiempo, puede ocasionar insuficiencia renal grave y comprometer la vida del perro. 

  • Ehrlichiosis: la bacteria Ehrlichia canis es la responsable de esta enfermedad, que se disemina a través de la sangre y puede afectar los riñones, el hígado, los ganglios y los pulmones del perro. Los signos clínicos incluyen fiebre, pérdida de peso, dificultad para respirar, alteraciones del sistema nervioso y dolores en las articulaciones. Si se diagnostica de forma temprana, el perro puede recuperarse satisfactoriamente. 

  • Anaplasmosis: está causada por las bacterias Anaplasma phagocytophilum y Anaplasma platys, que se alojan en el torrente sanguíneo y en órganos como el bazo, el hígado y la médula ósea del cánido. Los signos clínicos comunes son anorexia, fiebre, cojera, letargo, palidez en las mucosas y diarrea.  

Si sospechas que una garrapata ha picado a tu perro, acude al veterinario para que pueda descartar cualquiera de estas enfermedades. 

 

Protege a tu perro de las picaduras

Proteger a tu perro de las picaduras de las garrapatas es la forma más eficaz de evitar que sea contagiado con estas enfermedades. Por eso, queremos recordarte la importancia de cuidar a tu mascota con un antiparasitario externo que elimine al parásito y que tenga efecto repelente para evitar que pique. 

Todos esos atributos puedes encontrarlos en la pipeta Advantix, que además de ser efectiva contra las garrapatas, también protege a tu perro de pulgas, mosquitos, piojos, lamosca de los establos y de los flebotomos (transmisores de leishmaniosis). 

Consejos para prevenir las picaduras de pulga en tu perro

Anterior

15/07/2019

Consejos para prevenir las picaduras de pulga en tu perro

Si mi perro tiene garrapatas, ¿puede contagiar a mi familia?

Siguiente

15/06/2019

Si mi perro tiene garrapatas, ¿puede contagiar a mi familia?