Blog

Advantix®

15/06/2019 - Salud canina  

Si mi perro tiene garrapatas, ¿puede contagiar a mi familia?

Al igual que sucede con nuestros perros, las garrapatas pueden hospedarse en las personas, alimentarse de nuestra sangre y transmitirnos enfermedades. Es importante aclarar que estas enfermedades no son transmitidas por tu mascota, sino por la misma garrapata, que se adhiere a la piel y, a través de su saliva, inyecta los patógenos que las causan.

Durante su ciclo de vida, la garrapata pasa por varias fases: larva, ninfa y adulto, y en cada una de ellas necesita alimentarse de sangre y va cambiando de hospedador (por lo general, 3 diferentes).

La picadura de una garrapata puede causar, tanto en perros como en humanos, reacciones alérgicas (enrojecimiento e irritación de la piel) así como enfermedades graves, tales como ehrlichiosis, borreliosis o babesiosis, entre otras. 

Si descubres que tu perro tiene garrapatas, procura retirarlas lo antes posible y deshacerte de ellas de forma correcta. Asimismo, es necesario que tomes medidas preventivas, no solo con un antiparasitario externo para tu mascota, sino que debes cerciorarte de desinfectar bien tu hogar, porque una garrapata hembra es capaz de poner hasta 10.000 huevos durante su vida.

 

Cómo prevenir una infestación por garrapatas en tu hogar

  • Mantén a tu perro siempre protegido con un producto con efecto repelente y capaz de eliminar los parásitos en el momento en que entran en contacto con su piel, como la pipeta Advantix. Y muy importante: ¡sé puntual en la recolocación del producto para que no dejes a tu mascota ni un solo día sin protección!

  • Tras ir de paseo por lugares con maleza, revisa muy bien a tu perro para cerciorarte de que no ha cogido alguna garrapata. Aunque suelen adherirse en cualquier parte del cuerpo de tu mascota, prefieren las zonas sin pelo, como la cara, orejas, axilas, entre los dedos, las ingles y cerca del ano.  
  • Si tu perro tiene una garrapata, asegúrate de quitarla de forma correcta para evitar la propagación de agentes patógenos.
  • Una vez extraído el parásito, elimínalo de forma segura, para evitar que se prenda de otro hospedador (puede ser otro animal o una persona). Lo puedas hacer poniendo la garrapata en un frasco con alcohol y cerrarlo, o bien, quemándola. Recuerda que debes tener mucho cuidado de no aplastarla. Tirarla al inodoro o a la basura no es aconsejable.
  • Si tu perro fue invadido por alguna garrapata, es porque no estaba bien protegido. Es conveniente colocar enseguida un acaricida como Advantix, ya que podrían tener larvas y ninfas de la garrapata que no han sido detectadas.
  • Lava los enseres de tu mascota así como tu ropa, toallas y mantas a temperatura máxima. Mételos también en la secadora para asegurarte de que el calor acaba con la posible presencia de larvas y/o ninfas.
  • Aspira muy bien los sofás, los colchones, los enseres de tu mascota y todos los rincones de tu hogar.
  • Pide consejo a tu veterinario sobre el uso de un insecticida en tu hogar, que te recomiende uno que sea seguro para tus mascotas y tu familia. Por lo general, se debe iniciar un tratamiento profiláctico después de una infestación por garrapatas  tanto en el perro como en los animales que conviven en casa.

Aunque el verano es la época en la que las garrapatas son más activas, no debes bajar la guardia ni en invierno, porque pueden activarse con tan solo 4o centígrados de temperatura.

Por si fuera poco, la garrapata más común entre los perros, Rhipicephalus sanguineus, se ha adaptado de tal manera que es capaz de completar su ciclo de vida en el interior de una casa. Así, nuestro hogar podría convertirse en el ambiente ideal para que pueda alimentarse, reproducirse y cambiar de huésped si no tomamos las medidas preventivas necesarias.

Tag:
   consejos   Salud Canina   garrapatas  
Cómo prevenir una infestación de pulgas en tu hogar

Siguiente

25/04/2019

Cómo prevenir una infestación de pulgas en tu hogar