Blog

Advantix®

14/08/2017 - Salud canina  

Tos de las perreras, una enfermedad también del verano

Seguramente hayas escuchado alguna vez hablar de la “tos de las perreras”.

Se conoce con este término coloquial un proceso respiratorio que se contagia muy fácilmente entre perros que conviven en grupo y que recibe el nombre técnico de rinotraqueitis o traqueobronquitis infecciosa canina.

 

Varios patógenos implicados

En la aparición de la tos de las perreras pueden intervenir varios agentes infecciosos entre bacterias y virus, pero el principal responsable de la infección es una bacteria llamada Bordetella que se dispersa por el aire con mucha facilidad.

 

La tos, el signo más común

A menudo los propietarios de perros definen la tos de su mascota como “si tuviera algo clavado en el cuello y tratara de expulsarlo”.

En realidad, lo que sucede es que la tráquea del paciente está irritada y al respirar o ladrar la irritación se convierte en una crisis aguda de tos.

Los ataques de tos pueden presentarse todo el día, pero suelen ser más intensos por la noche, en momentos de estrés o al realizar ejercicio físico.

Algunas veces la irritación de la tráquea puede ir acompañada de descarga nasal acuosa, estornudos, jadeo o intolerancia al ejercicio, signos comunes en lo que sería un resfriado en los humanos.

 

¿Un “resfriado” en verano?

Los humanos asociamos las infecciones respiratorias al frío del invierno cuando virus y bacterias colonizan fácilmente nuestro sistema respiratorio debilitado por las bajas temperaturas.

Los perros, sin embargo, pueden sufrir alteraciones respiratorias durante todo el año y, contrariamente a lo que podríamos esperar, el verano es una estación que favorece la aparición de estas enfermedades.

 

¿Por qué justamente en verano?

La tos de las perreras es una infección altamente contagiosa entre perros. Se dispersa por el aire con facilidad y puede colonizar cualquier sistema respiratorio canino un poco debilitado.

En verano se suceden varios factores que favorecen su aparición y diseminación:

  • Bajada de defensas de las vías respiratorias por baños (en el río, la piscina o el mar) o acceso a aire acondicionado.
  • Mayor contacto entre perros porque salen más al exterior y durante más tiempo.
  • Estancia en residencias caninas donde la concentración de animales es elevada.

Así, pues, esta estación del año ofrece la combinación perfecta para la actividad de esta infección respiratoria tan común.

 

Acude cuanto antes a tu veterinario

Aunque no se trata, en principio, de una enfermedad grave, si tu perro tiene tos debes acudir cuanto antes a tu veterinario porque si no se actúa de forma rápida puede convertirse en una infección respiratoria mucho más severa.

¿Por qué el flebotomo sigue activo en septiembre y octubre?

Anterior

28/08/2017

¿Por qué el flebotomo sigue activo en septiembre y octubre?

Ansiedad por separación tras vacaciones

Siguiente

03/08/2017

Ansiedad por separación tras vacaciones